miércoles, 24 de marzo de 2010

Animales al fin... y al principio.

No puedo evitar hablar con coraje cuando de piropos callejeros se trata, y no es en sí los piropos, sino el hecho de mi incomprensión ante la falta de respeto de las calles para con las mujeres. Alguien me puede decir en qué momento se les concedió el derecho a todos de poder molestar a las mujeres en la calle a cualquier hora y cualquier lugar? Dónde legalizaron el chiflido, el sorbeteo, el albur y demás sonidos guturales/vocales que se dirigen a las mujeres? No soy una feminista radical, pero me parece, como bien lo indicó mi amigo Micro, un retroceso evolutivo la obvia animalidad de los hombres (si es que existen dichos términos..).
Mi vida diaria está llena de paseos en la calle, sobre todo en bicicleta y a pie y no hay UN solo día que pueda salir a la calle, tranquila, sin que me griten algo o intenten llamar mi atención de alguna manera. Entiendo en cierto modo el juego de la seducción y confieso que me gusta ser atrayente a los hombres pero no me incluyo dentro del porcentaje de mujeres que hacen todo lo posible por atraer y llamar la atención en la calle: mi vestuario diario ni enseña mucha carne ni mucha curva como para ser una invitación pública a llamar la atención de los hombres. Entonces, por qué chingados no puedo salir un día a mi trabajo, en bici sin que alguien se meta conmigo?
Hombres, de verdad no pueden controlar el instinto animal?
Entiendo que es parte de su naturaleza, sí. Las mujeres, por otro lado, somos dramáticas, queremos hijos y chingamos demasiado en detalles, pero nada de ésto incluye traspasar las barreras de los hombres en su vida diaria, menos a desconocidos.
Qué podemos hacer para revertir esto?
A mi parecer todo viene muy de fondo, Educación. Estoy pensando seriamente en armar una campaña que ridiculice este tipo de acciones, para que los hombres se cuestionen cada vez que le gritan a una mujer en la calle.
Algún consejo hombres? cómo los hacemos entender que NO está chido molestarnos? Me gusta conocer gente nueva, pero con esas actitudes albañilísticas, Qué esperan? que nos detengamos y les demos el teléfono? o un beso?
A veces, hasta me dan ganas de tener un automóvil para evitar esto...

Sólo pido respeto en mi andar.


Notas anexas:
De las frases más interesantes que me han dicho en la calle están : "si así son los ángeles en el cielo, quiero ir con el Señooorr" y "Tsss quién fuera asientoo...."

(En el peor de los casos, se agradece la creatividad.)