martes, 21 de abril de 2009

Destrucción-Construcción.

Habrá que destruirse para construirse de otros modos, de otros materiales, de otras teorías. Es así como uno pretende ser su propio arquitecto y no solo diseñarse la estructura, sino una bella fachada, procurando siempre que sea de buen ver para el público en general.
Aquella destrucción debe ser desde lo más elemental posible, desde la esencia, desde la frecuencia, detonarlo todo, casi nuclear. Todo olvidar.

Sólo una estela blanca olor a dolor y muerte: tragedia.
Tragedia?
Sólo si la destrucción ha sido exitosa cediendo noble a los nuevos cimientos se logrará el objetivo: presentar una nueva construcción tal que tan sólo la vista exterior haga olvidar la anterior.

Yo, creo que prefiero cambiar al inquilino.


1 comentario:

  1. Apoyo abogo y lucho por las construcciones, reconstrucciones.... No solo como materia de sueños.

    No estoy seguro si la reconstrucción deba incluir la escencia misma de mi ser...

    ResponderEliminar