jueves, 11 de septiembre de 2008

El Rey...?



Había una vez un rey, regordete, delicioso, de pequeños ojos azules y zapatos relucientes. Él no era muy alto, pero reinaba El Gran País de los pequeños hombres de manos pequeñas y por ser el hombre más alto y proporcionado, toda la población lo respetaba, tenía el lugar del más amado Rey. El Rey llevaba ya muchos años en el puesto y le había gustado hasta que las ineficiencias e impotencias de los Pequeños Hombres empezaron a eliminar su paciencia. El Rey era amante de la limpieza, tanto, que lustraba sus zapatos por lo menos 5 veces al día: una al despertar, otra después de desayunar, otra después de comer, otra después de cenar y una última antes de dormir. Sus zapatos siempre estuvieron limpísimos, pero los Pequeños Hombres de manos pequeñas no podían utilizar sus mínimas manos para limpiar sus zapatos, preferían recolectar semillas y frutas del campo para poder comer. El Rey consideraba a los hombrecillos sucios y mal educados, aunque la mayoría tenían un gran corazón y de alguna u otra manera todos darían la vida por el Rey. El alto Rey comenzó a despreciar las actitudes de los pequeños hombres ya que su vida se reducía a recolectar granos y a venerarlo, ésto aburría al Gran Señor quien no dejaba de creer que el cerebro de los pequeños hombres de manos chicas era igual de pequeño que toda su existencia. Su paciencia terminó y un mal día desterró a todos y cada uno de los hombrecillos (y mujercillas) del Reino, ni uno solo debía quedar en su territorio, estaba convencido de que no podía convivir más con Los Pequeños Hombres de manos chicas o terminaría siendo uno de ellos. No lo debía permitir. Así fue que El Reino del delicioso rey quedó desolado, ni una recolección más, ni un zapato sucio, ni una acción retardada, ni una actitud mediocre quedaba en el reino: ni un solo hombre pequeño de manos chicas era gobernado por el Rey. Pronto satisfecho se sintió, su ojo azul resplandecía ante el silencio ensordecedor de los campos de frutas, entonces sus zapatos lustró una y otra vez y luego otra vez, sentía que no estaban lo suficiente limpios para completar su satisfacción y felicidad. Entonces, los limpió otra vez y otra. Y se encontró a sí mismo, solo , limpiando sus zapatos sin saber si realmente estaban limpios o no. Ya no había mas zapatos sucios para comparar la impecable limpieza de los suyos...ya no había enanos corriendo arround him para verlos desde arriba. Ya no había más pequeñas manos mono-task para hacer de las suyas unas grandes manos limpias multi-task. El ex Rey era ahora un hombrecillo de pequeños ojos claros, delicioso, pulcro y regordete.

3 comentarios:

  1. Uf.....

    Bueno.

    Son muchas cosas las que te quiero decir.

    En primer lugar que gusto que estes aqui con y entre nosotros, creme, en verdad lo celebro.

    Segundo. Te he robado algo, que me encanto, no lo voy a publicar ni nada, solo es para mi: Digo si a la Pirateria!! Te lo advirto, entre bloggers habemos de todo, unos muy respetuoso que pedimos permiso, unos muy confianzudos que nomás agandallan, y otros muy jijos que ni avisan , nomás de repente te avisa alguien: oye pues fulano se pirateo esto de contigo!, Ah ta gueno! les digo, pus ya que?

    Eres muy ambiciosa amiga, tu cuento me lo confirma, me lo gritaaaa!!!

    Y esto no es malo, en tu caso me parece una super cualidad que debes educar.

    Sabes que es lo que mas me agrada??? Que me confirmas todo lo que yo veía... la niña jija de la chi además piensa y tiene ideas propias, y lo chingón es que sus ideas comulgan pero si bonito con las mias.

    Antes grite y proclame por Tolerancia y por igualdad y por.... mientras más conosco a Panistas o mientras más pasa este sexenio mas reniego de ello, me averguenzo de mi intolerancia al olor a mierda.

    Pero yo no quiero que se quede como "El Rey", yo quiero que se muera!

    Los batillos del naranjo me parecieron muy honestos y bien intencionados, pero nadie ocupará tu lugar, no me hagas panchos, ya te dije que yo soy leal, como los caballeros de antes... Ella muy madura tambien, muchas ganas e intenciones, todo lo contrario de él, inmaduro pero carismático, te mande muchos besos con ellos te los dieron?

    Y si no te los dieron aqui te van!!!

    2046 muas!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo :)
    serás mi Blogger Teacher.
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. muy bueno lo del rey

    ResponderEliminar